República Argentina | |
Ir a Página Principal
Ir a Formulario de Contacto
ACTIVIDADES
 :: 25º aniversario
 :: Concursos
 :: Fotos
 :: Medio Ambiente
 :: Novedades
 :: Proyectos
 :: Publicaciones
 :: Reuniones
 :: Visitas
INSTITUCIONAL
 :: Embajada de Paz
 :: Historia
 :: Nosotros
 :: Objetivos
 :: Participación
NOSOTROS
 
BERRONDO, LIA

Nacida en Córdoba. Hija de padres músicos, concertistas de piano y violín. Junto a sus tres hermanos varones, transcurrió su niñez y adolescencia, en medio de música y cantantes. Artesana: realiza pirograbados y marroquinería que presentó en Galerías de Arte de Villa Gesell.


Del tiempo. N° 15: Para "MIEL"

...y mi querido,
tan querido!
¿Dónde estás?

¿Por dónde andarás
dejando las huellas
de tu hoy?
¡Mi tan querido!

¿Estarás quizás, bajo
esta torrencial lluvia,
que azota sin piedad
mi ventanal, esta mañana?

Hazme oír tus pasos
que presurosa iré
hacia tu encuentro,
para que tus huellas
yo remarque con mis pasos.

y ¡Jamás habré amado
a la lluvia tanto!

Que me trae,
tus huellas
a mis pasos.

Tus pasos
a mis huellas.

Tus brazos
a mi abrazo.

Tus lágrimas
a mis lágrimas.

Confundiéndose en la lluvia...



Del tiempo. N° 8: Esperas

Y, quise encontrarme
con tu risa.

Crucé mil calles,
me quedé en mil esquinas.

Esperando tu risa.
Me miré en los cristales,
quise verte en mi sombra,
anudé los instantes.

Esperando tu risa.

Desandé los caminos,
remonté las estrellas,
me mojé de rocío.

Esperando tu risa.

Tarareé las canciones,
elevé mi plegaria,
abracé mis abrazos.

Esperando tu risa.

Y cuando ya no pensaba
encontrarme tu risa,
estalló en mi presencia,
se volcó en mis esperas,
me tocó la caricia.
Se junto con mi risa


Del tiempo N° 1: Padrecito

...Y el trinar
de tu violín
se unió, al de
todos los pájaros
del mundo.

El día mismo, que se te ocurrió partir.

Y tu mirar
se prendió
en mi alma.
Y tu voz
hizo nido
en mi pecho,
y tus palabras
tuvieron eco
en mi corazón.

El día mismo, que se te ocurrió partir.

Y aquel lunar azul
se quedó sin cuento.
Y sólo el silencio
respondió a mis súplicas.

El día mismo, que se te ocurrió partir.

Y hoy te encuentra
mi soñar en
esa estrella.

La más brillante
Aquella, que me
enseñaste amar...